El Vegetarianismo

El vegetarianismo es el régimen alimenticio en la que se excluyen la carne y el pescado, así como aquéllos productos cuya elaboración signifique la muerte de algún animal, como en el caso de la grenetina, los consomés y otros, pudiendo incluirse o no, lácteos, huevos y miel. De hecho, los vegetarianos también eliminan el consumo de cualquier otro tipo de animal: mariscos, gusanos, grillos, caracoles, etc.

La palabra vegetariano (vegetarian en inglés) fue acuñada por los fundadores de la Asociación Vegetariana Británica en el año 1842, y deriva de la palabra latina vegetus, que significa "completo, sano, fresco o vivaz". 

El ovo lacto vegetarianismo incluye en la alimentación huevos, miel y lácteos con sus derivados (queso, mantequilla, crema, etc), excepto la carne. En este régimen hay algunas variantes: los ovo vegetarianos, que excluyen la miel y los lácteos; los lacto vegetarianos que excluyen los huevos y miel; los api vegetarianos sólo incluyen la miel.

Por otro lado, los veganos incluyen en su alimentación solamente los vegetales, sin huevos, ni lácteos ni miel, aunque también pueden excluir el uso o consumo de productos derivados de la utilización de animales.

Los semi vegetarianos excluyen las carnes rojas, pero comen carnes de pescado o pollo. Los crudívoros evitan comer alimentos cocinados a más de 48º C.

Los frugívoros o frutarianos se alimentan exclusivamente de frutos, generalmente crudos y de época. Esta es la forma de alimentación que más se acerca a la perfección alimenticia del ser humano, tanto por su calidad energética como por la no obstaculización de la ley de evolución.